es
Crisis y Riesgos

Kit de supervivencia para proteger la reputación en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE)

LLYC
por
16 marzo 2021

La preparación de un ERE para una compañía es un largo camino lleno de riesgos en el que la reputación puede salir muy dañada. Como en cualquier viaje, se necesita planificación y tener previstos los posibles incidentes que pueden llegar a suceder. Es recomendable contar con un buen equipo de supervivencia como el que te proponemos en este artículo.

1. Manual de primeros auxilios

Para empezar, conviene tener listo un manual de primeros auxilios en el que venga recogido qué medidas tomar en cada uno de los escenarios que podemos encontrarnos. Esto forma parte de la etapa de preparación del ERE en la que resulta determinante trazar una estrategia de comunicación y prever las distintas situaciones, así como las tareas correspondientes dentro del Comité de Crisis.

2. Linterna de largo alcance

Durante el ERE, la compañía no puede permitirse el lujo de perderse en la oscuridad, ignorando lo que sucede en su entorno. Para ello, la escucha activa es fundamental para conocer cuál es el grado de aceptación de las medidas entre nuestros principales stakeholders, con especial foco en los empleados. Mantener una búsqueda permanente en medios de comunicación y redes sociales nos ayudará a adaptar nuestra estrategia a los nuevos imprevistos que podamos detectar.

3. Termómetro de precisión

Medir nuestra temperatura tanto antes como después del proceso es muy importante para evaluar cómo ha empeorado nuestra salud con motivo del ERE. Conocer el clima laboral de la empresa antes y después nos permitirá adaptar mejor nuestra estrategia en el ERE, como conocer cómo han quedado las relaciones con los trabajadores tras el proceso.

4. Vendaje de contención

En este proceso, se pueden producir heridas que vayan minando lentamente nuestra reputación. La pasividad y la falta de decisiones provocará que la hemorragia siga su curso. Es por ello que ante incidentes como huelgas o manifestaciones por parte de empleados, se requerirá, en la mayoría de ocasiones, la puesta en marcha de acciones por parte de la dirección para dar a conocer su postura entre sus stakeholders y contener de este modo el daño reputacional que se venga produciendo.

5. Tratamiento personalizado

Una vez finalizado el proceso, es hora de evaluar nuestro estado, como hemos indicado anteriormente con el clima laboral. En la mayoría de ocasiones, la relación entre empresa y trabajadores sufrirá un deterioro severo que hará falta reanimar. El desarrollo de un plan para la recuperación de la confianza suele ser necesario en la mayoría de ocasiones para evitar que determinados problemas internos se enquisten y puedan generar situaciones de riesgo reputacional en el medio y largo plazo.

[Editado en colaboración con Francisco Romero, Consultor Senior del área de Crisis y Riesgos ]

¿Necesitarás gestionar la comunicación de un ERE? Si te interesa conocer las claves de una estrategia de comunicación que tome en cuenta todos los factores y grupos involucrados, desde la empatía, la transparencia y el comportamiento ético, te invitamos a descargar: “Cuando la comunicación del ERE es clave para la supervivencia del negocio”.

ME INTERESA

Luis González
Director Senior de Issues y Riesgos Reputacionales
Con 20 años de experiencia profesional, es experto en la comunicación entre compañías y empleados. Cuenta con una trayectoria de especialización en sectores de Infraestructuras, Inmobiliario, Alimentación, Salud, e Industrial.Ha sido director en las operaciones de LLYC en Chile (2014-2016) y en Portugal (2012). Previo a su incorporación a la Firma, fue redactor de Diario Médico, redactor jefe de las televisiones locales Teletoledo y TV Guadalajara, y jefe de prensa y director de expansión en la agencia de publicidad Tactics Europe.Periodista licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, es profesor invitado en diversos másteres de Comunicación Estratégica.